Una mañana de domingo en Berlín

No puse el despertador pero siempre me levanto pronto. A las 7:30 estaba fuera del hotel y todo estaba cerrado. En vez de coger el metro para ir a la isla de los museos me fui dando un paseo (de dos horas).


Estaba nublado pero aguantó el tiempo.

Encontré un café y desayuné un trozo de pastel, porque después de caminar dos horas, un pastel es una buena idea. Me daban ganas de cantarme cumpleaños feliz.


A las 10 fui al Neues Museum y visité la parte egipcia.

No te dejan sacar fotos del busto de Nefertiti, que es la pieza estrella de la exposición. Antes estaba en otro museo, me acuerdo de haberlo visitado en el 2000. El busto está mucho mejor presentado ahora, más alto, mejor luz, los colores de la sala…bravo al conservador del museo. Muchas veces no nos fijamos pero la presentación de la obra tiene una gran influencia en cómo la apreciamos. El entorno, la luz, la composición, la acústica, la navegación por la sala…

Algunas fotos del museo hechas rápidamente con el móvil:


Leave a Reply